Estamos recibiendo manuscritos, de los géneros crónica, ensayo, narrativa y periodístico.


Subalterno Rey

Título: Subalterno rey
Autor: Chelo Mil
Género: Narrativa
Formatos: ePUB, PDF
Año: 2017

Descripción: Un lingüista movido por el desamor crea un extraño código que al ser leído produce efectos letales. Por otro lado, un hombre toba, homosexual y analfabeto emerge como héroe.

Descargar ePUB - PDF 

Fragmento:

# # #

La academia nunca me preparó para esto. Años de meticulosa formación en el campo de las Letras para que una palabra, un simple vocablo, provoque mi derrumbe. Engaño. Mariana no solo me dejó, sino que se fue con él, con Andrés, mi entrañable amigo.
Cuando me enteré, ambos, juntos, me citaron en el bar de enfrente de la Facultad para darme justificaciones, o algo así. Que algo fuerte había surgido entre ellos, que hay cosas que no se eligen, que el amor irrumpe sin dar explicaciones, que nunca fue su intención hacerme daño, y demás. Podrían haber elegido otro escenario distinto al bar de la Facultad. Tantas veces estuve ahí, primero con compañeros y profesores, luego con alumnos. Cuando iba llegando sentía que me iban a dar la devolución de un examen, por supuesto uno en el que me había ido terrible, un humillante tres, o un uno. Otro lugar, lejos de nuestra cotidianeidad académica. Pero no, fue allí, como si educación sentimental fuera una materia más, compleja, contradictoria, un gran desafío para mí incumplido.
Y ahora mi nombre, Darío Fuentes, carga con un par de significados nuevos: abandono, desolación. Y furia. Sí, estoy enojado, y voy a vengarme, de ellos y de la ciudad cómplice que los acompaña en su primavera. Ya van a ver.

Lo personal es entretenimiento

Título: Lo personal es entretenimiento - Una noche de ShowMatch 2014
Autor: Chelo Mil
Género: Ensayo
Formato: PDF
Año: 2017

Descripción: Breve análisis de una emisión de octubre de 2014 de ShowMatch.

Descargar PDF

Fragmento:

Introducción

Tanto el movimiento feminista como los activistas por los derechos de las minorías sexuales suelen enunciar que “lo personal es político”, ya que el heteropatriarcado aparece, se hace visible y se mueve dentro del ámbito familiar, y de las relaciones personales.
La mujer, género construido en y por la cultura, si sigue los lineamientos de esta construcción, debe relacionarse de cierta forma preestablecida con el hombre, ya sea su padre, hermano, amigo, pareja o marido. Por otro lado, las lesbianas, gays, bisexuales y trans, los miembros de la comunidad LGBT, pueden reclamar derechos que tienen su raíz en algo tan íntimo como el deseo sexual, la orientación que toma ese deseo, y la forma de expresarlo en el mundo.
Entonces, vemos como lo personal es político en cierto contexto. ¿Pero qué sucede en un programa de televisión que se emite en horario central hace años en Argentina? ¿Cómo entra en juego lo personal, lo íntimo? ¿Qué función cumple?
Es nuestra hipótesis que lo personal, a pesar de que sigue siendo político, ya sea por acción o por omisión, sirve para entretener y generar rating e ingresos económicos.

También vale la pena mencionar que este programa, ShowMatch, desde el año 2006 tiene como segmento principal (pero no exclusivo) al certamen llamado “Bailando por un sueño”, que pareciera, ya desde su nombre, ofrecer como contenidos primarios la danza y la solidaridad. Pero, ¿es esto realmente así? ¿Son el baile y la ayuda desinteresada a un otro parte importante del programa?

A continuación analizamos en detalle una emisión del programa del año 2014, con el objetivo de responder estas preguntas y confirmar o refutar nuestra hipótesis.

La locura y yo

Título: La locura y yo
Autor: Chelo Mil
Género: Crónica
Formato: PDF
Año: 2017

Descripción: Un libro difícil de escribir, y difícil de vivir.

Descatalogado

Fragmento:

Los inicios

A mediados de 2005 yo no la estaba pasando muy bien: por un lado Fabián me había dejado después de seis meses de relación (yo estaba enamorado), y por otro cargaba con algunas mochilas del año anterior, como una cuestión de salud y, el aire enrarecido en mi barrio, o en mi cuadra, por el robo de todos sus ahorros, de su departamento, a mi vecina del pasillo. "Acá hay gente que no trabaja", esgrimió al día siguiente cuando la entrevistaron para la televisión local. En ese momento yo no trabajaba, es verdad, pero tampoco tuve nada que ver con el ilícito.

Entonces, yo pasaba mis días solo en mi departamento escuchando el disco "Come away with me", de Norah Jones, que es un gran disco pero tiene una cadencia entre melancólica y depresiva. También hice algo productivo, compuse y grabé, con mi computadora como estudio, un disco de ocho canciones que se llama "Todas esas cosas". El estribillo de la canción que le da título al disco dice "Todas esas cosas, yo las sé de tí, de las tardes, de las sábanas que yacen tras de mí".

Así, hasta que un día, estando en lo de Mario, un amante, empecé a sentir puntadas en la cabeza. Ese fue mi primer síntoma. Pensé que me moría y empecé a verbalizarlo. Mario me propuso salir a caminar. Las puntadas seguían y yo estaba muy asustado. Entramos a una panadería-bar y me sirvieron un café. Recuerdo que le dije a mi desconcertado compañero: "¡Me querés dar el antídoto!". Bueno, tuve una crisis y llamaron a la ambulancia. Los médicos no me encontraron nada y creo que me acercaron hasta lo de mi madre.